Lana teñida a mano.

 Hace unos días conocí a una chica norteamericana que vive en Barcelona, ella organiza una quedada para tejer en su casa con un grupo cada vez más numeroso de amigas, y me pidió si podía llevarles mis lanas para que las conocieran. Así que esta noche inauguramos el Tapper-yarn. Estoy segura que nos lo pasaremos bien.