Trabajando toda la semana, poniendo el arco iris en las lanas de calcetines. Lo que más me gusta de teñir lanas es cuando terminas y te sientas a contemplar tu trabajo y decides que te gusta lo que ves, y ahí ya te sientes feliz y todo el cansancio que llevas encima se va.